Antecedentes

Desde la década de los 90, del siglo pasado, que dio lugar a la creación de los Tribunales Electorales, Federal y Local, tal como los conocemos hoy en día.

Las Magistradas y los Magistrados de los Tribunales y Salas Electorales del país buscaron la creación de un espacio para el trabajo y la coincidencia. Con el paso de los años surgió la Asociación de Tribunales y Salas Electorales de la República Mexicana que, al desaparecer las Salas, las omitió en su denominación. El propio paso del tiempo hizo necesaria plantear una profunda reforma en la forma de entender y trabajar al interior de una Asociación de Magistradas y Magistrados, que no de Tribunales. Además, la inexistencia de prácticas democráticas y electorales concordantes con la evolución de la democracia en México condujo a que en el año 2017 surgieran voces reclamando el empleo de buenas prácticas electorales y respeto a principios básicos de la democracia contemporánea como lo son el voto universal, libre, directo, personalísimo e intransferible.

El proceso electoral interno de 2019, no fue capaz de procesar los llamados a la contemporización de esa organización dando lugar a que un numeroso grupo de Magistradas y Magistrados de vocación progresista y democrática se separara de ella, en el primer semestre de ese año. Estas juzgadoras y juzgadores tras una larga reflexión, convocaron y concretaron en septiembre de ese mismo año en la Ciudad de México a dar vida a la Asociación de Magistradas y Magistrados Electorales de los Estados Unidos Mexicanos sobre las bases de la democracia, el federalismo judicial, el federalismo electoral, la justicia abierta, el juzgar con perspectivas de género y vulnerabilidad en resumen un punto de encuentro para las Magistradas y los Magistrados de México decididos a convertir la justicia electoral en una realidad patente y sensible.